La víctima, una residente de 92 años, fue hallada muerta el sábado pasado poco después de medianoche en su cama, con el rostro inflamado, por una empleada del establecimiento médico.

La autopsia “indicó un deceso consecutivo a asfixia por estrangulamiento y golpes en la cabeza”, señaló el fiscal de Soissons, Frédéric Trinh, en un comunicado el miércoles por la noche.

“La ocupante de la habitación vecina, de 102 años, se presentó en gran estado de alteración ante la asistencia médica, a la cual declaró haber “matado a alguien”, continuó Trinh.

Transferida a un centro hospitalario a raíz de “su estado de confusión y alteración”, la centenaria “fue, luego de ser examinada por un experto, ingresada en un establecimiento psiquiátrico”.

Por esta razón, “no pudo ser interrogada” por los investigadores, pero “la pesquisa continúa por el momento” precisó el fiscal.

Se realizará un peritaje psiquiátrico “para determinar si esta señora es pasible de una sanción penal o es penalmente irresponsable”, concluyó.