El hombre le contó a Detroit Free Press que a pesar de que Gary tenía síntomas de COVID-19 y de que su papá había fallecido recientemente por el virus, los hospitales se negaron a examinarlo y a hacerle pruebas de coronavirus a su padrastro.

De acuerdo el testimonio de Keith a ese periódico, Gary presentó tos y problemas para respirar; además, tuvo fiebre de 38 grados. “Lo más probable es que la fiebre sea por bronquitis”, le respondieron los médicos, según el hombre.

Keith indicó a CBS News que no entiende por qué le negaron las pruebas de coronavirus a su padrastro, aunque él cree tener una razón:

“Sinceramente, creo que fue porque mi padre era negro. En verdad, no tomaron sus síntomas lo suficientemente en serio como para hacerle una prueba”.

El hombre añadió que ante esa experiencia, usó un contacto que tiene en la política para que a él y a sus hermanos les hicieran pruebas de COVID-19; a todos les dieron positivas.

Él también señaló que no cree que les hubieran hecho exámenes si no hubiera sido porque una persona de importancia intercedió por ellos.