Sin embargo, la mujer, de 40 años, quedó en libertad con cargos por un delito de robo, a la espera del juicio, publica el diario El País.

La policía logró rescatar “algo más” de la mitad de los estimuladores de clítoris de la marca Satisfayer, sustraídos de una tienda en Callosa de Segura, indica el mismo medio.

El dueño del local denunció el robo el mismo día de los hechos, el cual relató a las autoridades que le faltaba un pedido completo del estimulador erótico femenino. Los 40 juguetes sexuales valen, aproximadamente, unos 2.000 (un poco más de 7 millones y medio de pesos colombianos), detalla el rotativo español.

El comerciante también le entregó a la policía la grabación de una cámara de seguridad donde se ve a la mujer entrando al establecimiento, poco después de que el repartidor se fuera, y llevarse la caja de los 40 estimuladores de clítoris mientras los trabajadores del local estaban ocupados, señala El País.

En menos de 24 horas, policías capturaron a la mujer, la cual dijo que una parte de los estimuladores los había vendido a un centro de masajes y que el resto los había repartido entre sus vecinas.

Por su parte, el diario El Mundo dialogó con la mamá de la mujer, la cual aseguró que su hija sufre de esquizofrenia desde que tiene 17 años y que en el momento del robo pensó que era un artículo para las varices, pues “se estaba dando masajes en las piernas”.

Además contó que su hija roba con frecuencia para conseguir dinero y así comprar drogas.