La compañía norteamericana, que emplea a cerca de 40.000 trabajadores y maneja más de 1.200 restaurantes de Pizza Hut en ese país, anunció este miércoles mediante un comunicado que iniciará un proceso de reestructuración, indicó Bloomberg.

“Vemos esto como una oportunidad para crear un futuro mejor. Estamos trabajando con NPC y sus prestamistas para garantizar que nuestros locales emerjan con éxito de este proceso”, afirmó un vocero de la cadena en declaraciones recogidas por este mismo medio.

A pesar de que la mayoría de los restaurantes están atendiendo a domicilio, lo ingresos no son suficientes para cumplir con todas las obligaciones de la compañía, que tiene una deuda actual de 903 millones de dólares, agregó el portal de noticias.

Bloomberg, de igual manera, señaló que el objetivo de NPC es disminuir lo más que se pueda la deuda con los prestamistas de primer grado, con los que ya negoció un acuerdo de reestructuración, y conseguir una nueva inyección de capital.

Para lograr esta meta, sin embargo, la empresa norteamericana, que también maneja 400 locales de Wendy’s en Estados Unidos, vendería algunos de sus establecimientos, señaló el informativo.

De acuerdo con el portal de noticias, NPC tiene “hasta el 24 de julio” para llegar a un convenio con los acreedores y Pizza Hut, de lo contrario “la APN intentará loquidar un número no especificado de sus restaurantes”.