La solicitud la hizo James B. Comey, director del FBI, luego de asegurar que las graves acusaciones del presidente Trump son falsas y deben ser corregidas, informa The New York Times. Por el momento, el Departamento de Justicia no se ha pronunciado.

Colaboradores cercanos a Comey afirman que el funcionario llamó privadamente el departamento para que rechace las declaraciones del presidente, ya que eso implicaría que el FBI hubiera actuado fuera de la legalidad.

La polémica se desató el pasado jueves, cuando Trump, a través de su cuenta de Twitter, escribió que Obama había ordenado seguir sus comunicaciones dentro y fuera de la Torre Trump el pasado mes de octubre. El mandatario incluso comparó esos supuestos seguimientos con el ‘Macarthinsmo’ y el escándalo de ‘Watergate’, del expresidente Richard Nixon, añade Independent.

Sin embargo, el miembro del Departamento de Justicia que estaría en más capacidad de hablar al respecto es el fiscal general, Jeff Sessions, por lo que la rectificación podría estar muy complicada, dada la cercanía de Sessions con el presidente. De hecho, ambos pasaron el fin de semana en Mar-A-Lago, la residencia de Trump en Florida.

Además, parece que a Trump no le cató muy en gracia la solicitud de Comey, ya que según The Telegraph, el mandatario no cree en la declaración del número uno del FBI. La prensa le preguntó a Sarah Huckabee Sanders, miembro del equipo de comunicaciones del presidente, si consideraba que Trump creía en la negación de Comey. Ella contestó:

No, no lo creo”.

Según Indy 100, la información de Trump, que carece de fundamento, habría sido extraída de la página Breitbart News, una página de la ‘alr-right’ (derecha alternativa), tendencia seguidora del presidente estadounidense. El artículo publicado en ese sitio web, al igual que las declaraciones del mandatario, no tiene un respaldo fiable.