En entrevista con Excélsior, la madre de la quinceañera aseguró que los invitados fueron llegando gracias a que en Facebook se corrió la voz de que estaba organizando una fiesta con entrada libre.

El periódico mexicano indicó que, debido a la masiva celebración, la Guardia Sanitaria y la Policía Municipal acudieron al lugar para detener la fiesta, en la que incluso se presentó una banda.

“Me pidieron que los sacara (a los invitados) y yo les dije: ‘No puedo sacarlos, ¿cómo les voy a quitar su plato?’. Ahí convivimos, me dieron chance hasta las seis, pero yo seguí porque la gente llegaba y llegaba, entonces yo decía: ‘¿Cómo los dejo fuera y sin comer?'”, manifestó Martha al medio.

La mujer agregó que si bien ella y su esposo repartieron tapabocas y gel antibacterial para evitar posibles contagios de coronavirus, los asistentes no los usaban mucho:

“La gente dice: ‘Al cabo nos vamos a morir, Dios es bien grande’”.

Al final, Martha expresó que “la gente andaba contenta” y que aunque está de acuerdo con que las personas se cuiden durante la pandemia, para ella también es necesario que a cada quien le den su espacio.

Ni Excélsior ni otros medios mexicanos que reportaron este hecho indicaron si la familia de la quinceañera recibió alguna sanción.

En el siguiente informe podrá ver la entrevista a Martha, así como algunos apartes de la masiva fiesta: