El diamante fue descubierto por una empresa de minería canadiense conocida como Lucara Diamond.

Sin embargo, esta joya no alcanzó a clasificarse como una de “calidad variable”, según la agencia EFE.

“Karowe ha producido dos grandes diamantes de más de 1.000 quilates en solo cuatro años”, subrayó el consejero delegado de Lucara, Eira Thomas, en un comunicado publicado a última hora del jueves.

EFE

Esta piedra desbanca de la segunda posición a otra encontrada por esta misma compañía en 2015 también en la explotación de Botsuana, que tenía 1.111 quilates.

A estas dos solo les supera el famoso “diamante de Cullinan”, de 3.106 quilates, extraído en la población minera sudafricana del mismo nombre en 1905, y que forma parte de las Joyas de la Corona del Reino Unido.

La empresa canadiense asegura que desde 2015 ha encontrado 12 diamantes de más de 300 quilates en Karowe, de las cuales ha vendido 11 por un valor de más de 158 millones de dólares.

De acuerdo con El País, durante ese año se encontró el diamante Lesedi Rona de 1.109 quilates, la cual se pudo vender por 53 millones de dólares.

También, en esta misma mina se halló una joya de 813 quilates, que, según este medio, tuvo un récord de 63 millones de dólares.

Situado en el sur de África, Botsuana, un vasto país árido de poco más de dos millones de habitantes, es uno de los mayores extractores de diamantes del mundo, una industria que representa el 80 % de sus exportaciones.