De esta manera, el saldo de muertos es de 253 y no de 359, como se informó anteriormente, señaló el Ministerio de Salud en un comunicado, difundido este jueves en la noche.

Así, el balance oficial inicial divulgado por la policía fue reducido en 106 fallecidos tras contrastarse las autopsias y los informes de ADN, explicó  el ministerio.

Por otra parte, las iglesias católicas del país  permanecerán cerradas hasta que mejore la situación de seguridad tras los atentados de Pascua, cuya “responsabilidad” asumió este jueves el máximo responsable del ministerio de Defensa al presentar su dimisión.

Esta dimisión se produce después de que el Estado de Sri Lanka reconociera esta semana “fallos” en su misión de garantizar la seguridad nacional, al haber estado en posesión de informaciones previas sobre el riesgo de atentados suicidas.

Hemasiri Fernando entregó su carta de dimisión al presidente Maithripala Sirisena, que es también ministro de Defensa. “Dijo al presidente que aceptaba la responsabilidad” de los atentados, indicó a la AFP una fuente ministerial que requirió el anonimato.