“Declaro oficialmente inaugurada esta jornada electoral”, expresó la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Diana Atamaint, quien deseó “mucha suerte” a los candidatos.

Unos 13,1 millones de electores están llamados a designar al sucesor del impopular presidente Lenín Moreno, quien asumió en mayo de 2017 y no pretende la reelección.

Entre el récord de 16 candidatos aparecen como favoritos el economista de izquierda Andrés Arauz, quien cumplió 36 años el sábado, y el exbanquero de derecha Guillermo Lasso, de 65. Cuentan con 32 % y 21 % de la intención de voto, respectivamente, según la más reciente encuesta de Market.

Pero analistas y sondeos, cuya publicación está prohibida desde hace diez días en Ecuador, anticipan una segunda vuelta, prevista para el 11 de abril.

La “dispersión de partidos y movimientos en la papeleta presidencial refleja instituciones débiles, maquinarias electorales que se activan únicamente cuando hay elecciones, donde no hay estructuras fuertes”, dijo a la AFP la politóloga Karen Garzón Sherdek, de la Universidad Internacional SEK.

Arauz, de la coalición Unión por la Esperanza (Unes), es el delfín del polémico exmandatario socialista Rafael Correa (2007-2017), exaliado de Moreno. Ambos líderes sostienen una pugna que casi sepulta al oficialismo.

Para las elecciones, que se cumplen desde las 07H00 hasta las 17H00 locales (12H00 y 22H00 GMT), el tercer favorito según las encuestas podría traer una sorpresa. Se trata del abogado Yaku Pérez, que representa al movimiento indígena, está alineado con la izquierda opuesta al correísmo y encabeza una férrea lucha contra la minería y en defensa del agua.

En la ciudad andina de Cuenca (sur), de donde Pérez es oriundo, se cumple en paralelo una consulta popular planteada por el municipio local para decidir si se prohíbe o no la explotación de metales a nivel industrial en cercanías a cinco ríos.

Los electores acudían a las mesas receptoras del voto con tapabocas ante la pandemia, que deja en la nación más de 257.000 casos y de 15.000 muertos.

La contienda será observada por 260 delegados de organismos internacionales como la OEA y la Unión Europea.

Correa, quien vive en Bélgica desde 2017, pretendió ser candidato a la vice en binomio con Arauz, pero afronta orden de prisión al ser condenado en 2020 a ocho años de cárcel por corrupción.

Lasso, del movimiento Creando Oportunidades (Creo) y quien encabeza el anticorreísmo, cuenta con el apoyo del Partido Social Cristiano, al que Correa no pudo destronar del puerto de Guayaquil (suroeste), núcleo comercial ecuatoriano y fortín de la derecha.

Para el analista político David Chávez, de la estatal Universidad Central de Quito, esa alianza denota el “terrible agotamiento político en el que está la derecha”.

En el balotaje de 2017, Moreno -exvicepresidente de Correa entre 2007 y 2013- ganó con apenas dos puntos porcentuales sobre Lasso, quien aspira por tercera vez el cargo.

Entre los candidatos de este domingo figura Ximena Peña, la única mujer que aspira a la primera magistratura y que representa al debilitado oficialismo. La gran mayoría de los postulantes a reemplazar a Moreno está por debajo de 4 % de la intención de voto.