De acuerdo con Noticias Caracol, que no identificó con su nombre a los colombianos, el suceso aconteció el pasado sábado y a uno de los afectados le tuvieron que amputar un dedo de una mano.

Sin embargo, ese informativo sí dialogó con uno de los familiares de los implicados, el cual contó qué sucedió:

De un momento a otro algo explotó, algo les tiraron“, dijo al noticiero Jhonatan Galindo”, el cual añadió: “Quedó afectada mi sobrina y los muchachos. Están muy graves en el hospital de Manaos”.

La empresa que organizó el evento pagó los primeros días de hospitalización, pero desde ayer (martes) esos gastos médicos corren por cuenta de los colombianos, por lo que están pidiendo ayuda al gobierno de Iván Duque.

“Tienen quemaduras de segundo grado, perdió un dedo, el otro muchacho quedó totalmente abierto. Le pedimos a la Cancillería que de pronto nos pueda colaborar con algo, porque la verdad estamos confundidos”, indicó Galindo a Noticias Caracol.

Sin embargo, la empresa Fábrica de Eventos comunicó una versión totalmente diferente a la de los colombianos, según publica el diario local Portal do Holanda.

En un comunicado de prensa, esa compañía señaló que el accidente se produjo porque “guardaban un cargador portátil en una bolsa que explotó por el sobrecalentamiento” y no, como varios medios publicaron, por resultado de un artefacto explosivo.