En su discurso, Obama afirmó que Donald Trump es el mandatario “equivocado” para dirigir el país norteamericano. Además, lo describió como un líder sin “empatía”, que no ha estado a la altura de la crisis que ha producido la pandemia del COVID-19.

“Siempre que buscamos en el gobierno algún tipo de liderazgo, consuelo o apariencia de estabilidad, lo que obtenemos a cambio es caos, división y una falta total y absoluta de empatía”, enfatizó.

Ante estas declaraciones, el jefe de Estado aseguró que gracias al mal trabajo que hizo su esposo, Barack Obama, en la Casa Blanca fue que llegó al poder. “No estaría aquí de no ser por él. Estaría en otro lugar construyendo edificios”, agregó.

Trump, que sigue abajo en las encuestas para las próximas elecciones presidenciales, también manifestó en rueda de prensa que el discurso de la exprimera dama fue “extremadamente divisivo”.

“Mi administración y yo construimos la economía más grande de la historia. Incluso, ahora estoy construyendo una aún mayor. Los trabajos están fluyendo. ¡Siéntense y observen!”, concluyó el líder republicano.

Michelle Obama, igualmente, aprovechó la noche inaugural de la convención demócrata e invitó a todos los estadounidenses a congregarse detrás de Joe Biden, para cambiar el rumbo del país norteamericano.