El curioso suceso ocurrió en la ciudad de Corrientes, Argentina, y Leiba, perteneciente a la Prefectura Naval Argentina, fue buscado por cielo y tierra por las autoridades que pensaron lo peor, publica el diario Clarín.

“Me secuestraron”, ese fue el mensaje que envió el uniformado a su esposa, con la cual se había casado tan solo una semana antes y tenía licencia por su matrimonio. La mujer llamó a las 2 de la mañana a la policía de Corrientes, que desde ese momento desplegó tareas de rastrillaje, explica el mismo medio.

15 horas después, hacia las 5:00 p.m. (hora local), fue encontrada la camioneta de Iván Leiba, una Volkswagen Amarok azul, estacionada en un motel. Los policías preguntaron en qué habitación estaba el dueño de ese vehículo a un trabajador del lugar y cuando golpearon la puerta, lo encontraron solo, sano y salvo, detalla el rotativo argentino.

“Se desplegó la alerta en toda la provincia, principalmente en el área de la capital. Fue localizado sano y salvo. Estaba en sus cabales y coherente en sus dichos“, dijo a Clarín el subjefe de la Policía de Corrientes Eduardo Acevedo.

La policía de Corrientes se quedó con la camioneta Amarok para seguir con la investigación y, además, analizarán unas prendas de ropa interior de mujer halladas en la habitación en la que estaba, señala ese medio.

Luego de enterarse de lo sucedido, la Prefectura Naval Argentina evalúa sanciones contra el joven oficial y por ahora solo le iniciaron un sumario administrativo. “Lo cierto es que ahora el agente deberá dar explicaciones, no solo a la justicia y a la Prefectura, sino también en su casa”, finaliza Clarín.