La Alcaldía de Río de Janeiro confirmó la muerte de dos personas en el lugar de los hechos y la de un hombre que había sido rescatado con vida, pero falleció horas después en el Hospital Unimed-Río, a donde había sido trasladado.

Otros dos cadáveres fueron hallados entre los escombros la tarde de este viernes, mientras los bomberos localizaron a un niño con vida y trabajaban para sacarlo de los escombros.

Los fallecidos son un hombre de 40 años, un niño de siete y un varón que todavía no fue identificado, además de los dos cuerpos encontrados por la tarde.

Según informó el Cuerpo de Bomberos de Río, unos 90 agentes participan en los servicios de rescate, que cuentan además con el auxilio de perros rastreadores, helicópteros, drones, ambulancias y vehículos de recogida de cadáveres.

La Alcaldía indicó que cerca de sesenta edificios en la región fueron construidos de manera “irregular” en zonas de “alto riesgo de desmoronamiento” y, hasta las 6 de la tarde, hora local, había impedido el acceso a 13 de ellas.

Debido a las calles acordonadas y al riesgo de que edificaciones aledañas puedan colapsar, 23 familias fueron desalojadas y han recibido la ayuda de asistentes sociales.