De acuerdo con Pascal Soriot, director ejecutivo de la compañía británica, la idea es empezar a distribuir la vacuna apenas terminen los ensayos clínicos de la tercera fase y se pruebe su efectividad para neutralizar el coronavirus, indicó en Infobae.

“Nuestra intención es movernos lo más rápido posible con la tecnología que contamos. Todos están trabajando muy duro para lograr los objetivos. Tenemos la esperanza de comenzar a repartirla antes de que termine el año”, manifestó el funcionario en este mismo medio.

Soriot también aseguró en el portal de noticias argentino que las últimas pruebas en humanos se están llevando a cabo en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, mientras que en Estados Unidos comenzarán en los próximos días.

Este lunes, además, The Lancet publicó los resultados de los ensayos clínicos realizados por la Universidad de Oxford durante la primera etapa de los estudios, los cuales mostraron que hasta el momento la vacuna es “segura”.

“Tenemos mucho trabajo por hacer antes de que podamos confirmar si nuestra tratamiento ayudará a controlar la pandemia del COVID-19, pero estos hallazgos preliminares son prometedores”, manifestó Sarah Gilbert, médica del centro educativo.

La vacuna (nombrada técnicamente ChAdOx1 nCoV-19), según los resultados difundidos por la revista médica, incrementó los niveles de anticuerpos neutralizantes y las células blancas de la sangre que pueden combatir el virus.

A pesar de estos avances bastante positivos, la Organización Mundial de la Salud señaló que todavía queda un largo camino y falta comprobar si el tratamiento puede garantizar una protección a largo plazo.

La OMS tiene catalogadas actualmente 23 vacunas contra el coronavirus, de las cuales tres –incluida la de la Universidad de Oxford y AstraZeneca se encuentran en la etapa más avanzada de las investigaciones.