Este tratamiento inhalado, que utiliza el interferón beta, una proteína antiviral natural que participa en la respuesta del organismo contra los virus, redujo en 79 % el riesgo de desarrollar una forma severa del coronavirus, según resultados preliminares publicados este lunes por el laboratorio británico que lo produce, Synairgen.

Estas formas severas de las que habla es estudio británico obligan a usar respirador y pueden resultar mortales.

Los 101 pacientes que participaron en la investigación fueron divididos en grupos según la edad, comorbilidades y duración media de los síntomas de coronavirus, explica el documento de Synairgen y la Universidad de Southampton.

De esa manera se logró verificar que la droga (SNG001) brindó más del doble de posibilidades de curarse respecto de quienes solamente recibieron un placebo. Entre estos, tres pacientes  (el 6 %) murieron, mientras que entre quienes recibieron las dosis no hubo fallecidos.

El estudio se llevó a cabo con una muestra reducida de pacientes y no fue evaluado por un comité de lectura. Sin embargo podría revolucionar la manera como se trata el COVID-19.

Según el director general de Synairgen, Richard Marsden, podría tratarse de “un gran avance”.

“Los resultados confirman nuestra convicción de que el interferón beta (…) presenta un potencial enorme como tratamiento por inhalación para restaurar la respuesta inmunitaria de los pulmones, mejorando la protección, acelerando la recuperación y combatiendo el impacto del virus SARS-CoV-2”, dijo en un comunicado Tom Wilkinson, profesor de medicina en la universidad de Southampton, que dirige el ensayo.

Por su parte, Richard Marsden, director ejecutivo de Synairgen, dijo que están “encantados” con los resultados que demuestran que el SNG001 “redujo considerablemente el número de pacientes con COVID-19 hospitalizados que pasaron de ‘requerir oxígeno’ a ‘requerir ventilación’”.