La joven fue inducida a un coma artificial y, en medio de su inconsciencia, los médicos tuvieron que amputarle el pie derecho debido a un coágulo que impedía la correcta circulación de la sangre hasta sus dedos, informó Het Laatste Nieuws.

Elia fue hospitalizada el pasado 18 de marzo y despertó del coma el 15 de abril de este año; al abrir los ojos, ella pensó que solo había pasado un día desde que llegó al hospital y desconocía que le habían amputado un pie, indicó el medio.

Al despertar, los médicos también le dieron una mala noticia a la joven: la sangre seguía sin circular correctamente por su pierna derecha, por lo que debían cortar esa extremidad por debajo de su rodilla, reportó 7sur7.

En ese momento, de acuerdo con el portal de noticias, Elia —que pertenece a un equipo de baloncesto— aceptó con resignación esa nueva amputación.

Ambos medios señalaron que si bien la joven ya está usando una prótesis para caminar, necesita una mejor que le permita seguir jugando baloncesto; esta cuesta 16.000 euros (unos 66 millones de pesos), pero su seguro no cubre un aparato tan costoso y su familia tampoco tiene el dinero para cubrir el gasto.

Ante esa situación, se lanzó una campaña de recaudación de fondos en Go Fund Me. Según la página, el objetivo es de 50.000 euros (207 millones de pesos) porque la familia de Elia también necesita adecuar la casa para que ella pueda movilizarse con tranquilidad por cualquier espacio.