Zhan fue condenada a prisión “buscar altercados y provocar problemas”, cargos que según la cadena BBC son usualmente usados por el gobierno chino para callar a activistas.

La abogada y periodista ciudadana de 37 años fue detenida por la policía en mayo y solo hasta el pasado mes de noviembre las autoridades le imputaron cargos. Ahora, se conoció su condena de 4 años.

“En China no hay medios de comunicación que no sean oficiales y se sabe que las autoridades toman medidas drásticas contra activistas o informantes cuyas denuncias consideran socavan la respuesta del gobierno al brote”, explica el medio británico.

Zhang Zhan lleva varios meses de huelga de hambre y sus abogados aseguran que se encuentra muy mal de salud, detalla la BBC.

“Cuando la vi la semana pasada, dijo: ‘Si me imponen una condena fuerte, rechazaré cualquier alimento hasta el final‘. Ella cree que morirá en prisión”, explicó su abogado Zhang Keke.

Zhang Zhan “parecía muy abatida cuando se anunció el fallo”, declaró a la AFP otro de sus abogados, Ren Quanniu, declarándose “muy preocupado” por su estado psicológico.

Los periodistas y los diplomáticos extranjeros que se desplazaron hasta el tribunal de Shanghái en el que fue juzgada no pudieron entrar en la sala de audiencias.

Algunos de sus simpatizantes fueron repelidos por las fuerzas de seguridad durante la apertura del proceso.

¿Quién es Zhang Zhan, la periodista ciudadana que fue condenada a 4 años de cárcel por informar sobre el coronavirus en Wuhan?

Oriunda de Shanghái, Zhan viajó en febrero a Wuhan, en aquel momento presa de la epidemia, y divulgó en redes sociales reportajes, la mayoría sobre la caótica situación que atravesaban los hospitales.

En los artículos que difundía en línea, Zhang denunciaba el confinamiento impuesto en Wuhan y se refirió a una “grave violación de los derechos humanos”.

Además, informaba sobre detenciones de otros periodistas independientes y el acoso que estaban sufriendo las familias de algunas víctimas de coronavirus que pedían una rendición de cuentas.

Leo Lan, consultor de investigación y defensa del grupo de derechos humanos Network of Chinese Human Rights Defenders, dijo que la sentencia de Zhang es “alarmante”.

“Su sentencia es muy dura. El gobierno chino está muy decidido a silenciarla e intimidar a otros ciudadanos que intentaron exponer lo que sucedió en Wuhan”, expresó Lan a la BBC.

Me preocupa el destino de otros ciudadanos detenidos que también informaron sobre la pandemia”, agregó el consultor en esa cadena.