El británico-australiano Lewis Bennet, de 41 años, tendrá que pagar ocho años de prisión por homicidio involuntario.

Según la versión que el hombre dio a la Guardia Costera de Estados Unidos, el 14 de mayo de 2017 se fue a dormir y dejó a Hellmann en cubierta.

Cunado se despertó por un impacto, que atribuyó al choque con algún objeto desconocido, su esposa ya no estaba a bordo y el catamarán naufragaba, por lo que se subió a una balsa salvavidas con sus pertenencias, a unas 30 millas de las islas Bahamas.

El FBI dijo que una inspección del catamarán mostró que los portillos debajo de la línea de flotación se habían abierto y que los daños a los cascos gemelos parecían causados desde adentro.

La búsqueda de Hellmann, que era agente de bienes raíces y tenía 41 años, fue suspendida por la Guardia Costera el 18 de mayo de 2017, cuatro días después de su desaparición, pero solo el 14 de mayo de 2019 fue declarada oficialmente muerta.

El hombre, un ingeniero de minas, se declaró culpable de homicidio involuntario en noviembre pasado ante el juez Federico Moreno de Miami, evitando un juicio por asesinato.

El viudo de Hellmann, que dijo haber matado “sin malicia a su esposa” por “negligencia e imprudencia”, recibió este martes su sentencia en los tribunales federales de la Florida.

La pareja residía en Delray Beach, Florida, llevaban apenas tres meses de casados y eran padres de una niña que tenía nueve meses cuando ocurrió la desaparición de su madre.