“El odio que nos golpeó sigue ahí y, desde 2015, ha tenido tiempo de transformarse, para pasar desapercibido y seguir sin ruido su cruzada implacable. Nunca nos rendiremos, nunca renunciaremos”, señaló Laurent Sourisseau (Riss), director de Charlie Hebdo, en la última edición de la revista.

Las doce caricaturas sobre Mahoma fueron retomadas en 2006 por el semanario satírico luego de su publicación inicial en septiembre de 2005 en el diario danés Jyllands-Posten. Las ilustraciones muestran al profeta con una bomba en la cabeza y armado con un cuchillo, flanqueado por dos mujeres de velo negro.

Además de las imágenes danesas, la portada del nuevo número de Charlie Hebdo, que tiene el título ‘Y todo solo por esto’, también reproduce una caricatura del profeta de Cabu, un dibujante de la revista asesinado en el atentado.

“Nos pidieron varias veces producir otras caricaturas de Mahoma. Siempre nos negamos. No porque esté prohibido, sino porque hacía falta una buena razón para hacerlo, una razón que tenga sentido y que aporte algo al debate”, agregó Riss.

Luego de cinco años, el proceso contra los responsables del atentado contra el semanario satírico y un supermercado kósher comenzó este miércoles en París. En total, catorce personas están acusadas de haber colaborado en estos ataques, que dejaron 17 fallecidos.

“No tengamos miedo, ni del terrorismo ni de la libertad. El espíritu de la revista es básicamente este: negarse a renunciar a nuestras libertades, a renunciar a la risa, a renunciar incluso a la blasfemia”, recalcó Richard Malka, abogado de Charlie Hebdo.

El juicio, que se celebra ante un tribunal especial de la capital francesa bajo estrictas medidas de seguridad, finalizará el próximo 10 de noviembre.