Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, dictó este jueves un indulto general para todos los policías y militares que estén presos por haber matado en cumplimiento de sus funciones.

Así lo confirmó la agencia EFE, que recordó una medida similar tomada por Bolsonaro el año pasado.

“Policías federales, policías civiles, policías militares y bomberos, entre otros, que en el ejercicio de su función, o como consecuencia de ella, hayan cometido crímenes culposos o sin intención, serán contemplados en el decreto”, dice un texto adelantado a la prensa por la Secretaría de la Presidencia

El Ejecutivo del vecino país fue enfático en que el indulto será de gran ayuda para aquellos uniformados que presenten “problemas graves de salud”, especialmente a quienes tengan VIH o algún tipo de cáncer. 

Por tratarse de un indulto general, no se individualizará ningún caso y los abogados de cada uniformado preso deberán acudir a los tribunales.

Esta medida es desde hace tiempo parte de la agenda de Bolsonaro, quien ha defendido el indulto desde hace décadas. El presidente ha dado la lucha desde proyectos de ley radicados en el Congreso, el cual le ha dado la espalda a las iniciativas gubernamentales.