Transcurrido el tiempo para el que tenía autonomía (unas siete horas), y sin que apareciera en radares ni en su destino, no quedó otra opción que declarar el siniestro. “La Fuerza Aérea de Chile informa que una aeronave C130 Hércules despegó a las 16:55 [hora local] desde la ciudad de Punta Arenas, hacia la base Antártida Presidente Eduardo Frei”, reza un comunicado.

“Es posible un amarizaje”, declaró a periodistas Eduardo Mosqueira, comandante de la IV Brigada Aérea en una Punta Arenas.

“A bordo del C130 Hércules viajan 38 personas, de las cuales 17 son tripulantes de la aeronave y 21 pasajeros”, agregó.

La FACH dijo que declaró “estado de alerta por la pérdida de las comunicaciones” y se activó un operativo de rescate con aeronaves y buques de la Marina chilena.

El presidente Sebastián Piñera se dijo “consternado” por la situación y anunció que viaja a Punta Arenas junto con el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, para unirse al titular de defensa, Alberto Espina, en las tareas de búsqueda y rescate.

La aeronave, que despegó de la base aérea Chabunco de Punta Arenas (3.016 km al sur de Santiago), cumplía tareas de apoyo logístico y trasladaba personal para la revisión del oleoducto flotante de abastecimiento de combustible de la base en la Antártida y realizar tratamiento anticorrosivo de las instalaciones.

Noticia en desarrollo…