Los hechos, según informó esa congregación, se presentaron este fin de semana en la ciudad de Luanda después de que el cura colombiano tuvo un leve accidente de tránsito con un motociclista, señaló Noticias Caracol.

“El dueño del vehículo reaccionó de una mala manera con unas personas y se abalanzaron contra él, propinándole varias cuchilladas en el pecho”, precisó Hernán Pinilla, director de comunicaciones de los Misioneros de Yarumal.

Aunque fue trasladado de inmediato a un centro médico, Jáuregui Vega fue declarado muerto debido a la gravedad de las heridas que sufrió en algunos órganos importantes, agregó el informativo.

“Siempre fue una buena persona. Vivió para servir a la comunidad y nos duele su partida, más en estas condiciones. No sabemos qué va a pasar ahora y necesitamos la ayuda del Gobierno para poder traerlo”, manifestó Luz Marina Vega, madre de crianza del cura, en Caracol Radio.

De acuerdo con la mujer, la Cancillería de Colombia le confirmó que la repatriación del cuerpo costaría cerca de 50 millones de pesos. Asimismo, indicó que está bastante complicada por la pandemia del COVID-19,  agregó en la emisora.

Pinilla, finalmente, señaló en Noticias Caracol que los restos del sacerdote cucuteño podrían ser dejados en Angola como ha sucedido con otros curas que han fallecido en África en accidentes de tránsito.

Violenta turba mató a cura colombiano en Angola