El incidente, según el cuerpo de seguridad, se presentó el fin de semana pasado en una residencia sanitaria de esa ciudad, cuando uno de los presuntos agresores llamó a la trabajadora de la salud para solicitarle papel higiénico.

Carlos Antonín, subcomisario de la PDI y jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales de Punta Arenas, agregó que en la habitación también se encontraba el otro atacante y ambos habrían violado a la enfermera.

Los acusados, que fueron internados en el centro sanitario luego de dar positivo para COVID-19 mientras viajaban en un buque factoría, serán denunciados formalmente ante un juez en los próximos días por violación y abuso sexual.

“Lamentamos y repudiamos profundamente la agresión sufrida por una de nuestras enfermeras. No lo vamos a tolerar. Ella cuenta con nuestro apoyo y protección. No dejaremos de hacer acciones para que estos sujetos sean castigados”, manifestó Enrique Paris, ministro de Salud chileno.

El gremio de los TENS (Técnicos en Enfermería de Nivel Superior) también condenó el incidente y acusó al gobierno de no dar el resguardo necesario a los profesionales de la salud en estos centros de asistencia.

Con la llegada de la pandemia a Chile, las autoridades habilitaron alrededor de 60 recintos, denominados residencias sanitarias, para trasladar a los pacientes con síntomas moderados y que no tienen las condiciones para llevar a cabo el aislamiento en sus hogares.

Acá, la información del PDI: