En total 24 personas han recibido atención en varios hospitales de la capital noruega, de ellas siete fueron encontradas inconscientes y su estado es “de grave a crítico”, explicó en su cuenta en Twitter la policía de Oslo, dos de cuyos agentes también tuvieron que ser atendidos.

Una patrulla policial que paseaba por la zona esta madrugada encontró de forma casual a un grupo de jóvenes en estado ebrio en la calle, cerca de una cueva en St. Hanshaugen, en el norte de Oslo, adonde luego se desplazaron más agentes, ambulancias y bomberos.

La policía cree que hasta doscientas personas pudieron participar en la fiesta, celebrada en un búnker cuya entrada fue forzada, y las autoridades han instado a quienes asistieron a ella y presenten síntomas de intoxicación como dolor de cabeza y mareos que contacten a los servicios médicos.

Noruega mantiene abiertos bares y restaurantes con restricciones de horario y servicio por la pandemia de coronavirus, que se ha cobrado 264 vidas en este país nórdico de 5,4 millones de habitantes.