En el informe de ACAI, citado por El País, de España, agrega que el 67 % de las 300 españolas consultadas se sintió amenazada durante los procesos médicos para abortar, pero el 100 % de las mujeres mantuvo la decisión de interrumpir el embarazo.

Y es que, En Madrid —dice el periódico— hay “voluntarios” que se plantan en las clínicas que tienen licencia para practicar abortos, y hostigan a las mujeres que ejercen su “derecho a decidir sobre su embarazo”.

Tal fue el caso de una mujer que ingresó a la clínica Dator, una de las siete que tienen autorización de interrumpir embarazos en la capital española, a la que una señora, Mercedes, con rosario en mano le preguntó: “¿Vienen usted a matar a su hijo?”, y posteriormente le susurró: “Asesina”, narra el rotativo.

Mismo suceso vivió otra embarazada que quería abortar, y que fue “acosada” por un grupo de hombres que estaban en el centro médico donde ella, asegura el medio, iba a abortar.

Desde 2010, recuerda El País, España legalizó el aborto. No obstante, desde ese mismo periodo, personas que no están de acuerdo con esa práctica hacen lo posible para que mujeres que toman la decisión de interrumpir con el embarazo no lo hagan.

Esa discusión es la que ahorita mismo está teniendo la Corte Constitucional de Colombia, que estudia una ponencia del magistrado Alejandro Linares, que pide despenalizar el aborto durante los primeros 4 meses de gestación, y mantener la interrupción del embarazo, incluso si está muy avanzado, en las tres causales que hoy son permitidas.

Por lo mismo, asociaciones y líderes que no apoyan esta idea han mostrado su rechazo e, incluso, se ha hablado de hacer un referendo para prohibir el aborto en Colombia, en caso de que el alto tribunal decida despenalizarlo. Esa idea surgió del expresidente Álvaro Uribe.

Se espera que en las próximas semanas la Corte Constitucional se pronuncie sobre el tema.