“Se levantaron 17 cuerpos que venían en el autobús de pasajeros más otras dos personas del trailer”, informó a la prensa la secretaria de Protección Civil de Veracruz, Guadalupe Osorno.

“En el traslado de dos personas heridas al hospital, llegó una sin signos vitales y posteriormente otra, que llegó muy grave, falleció”, añadió Osorno. Al mismo tiempo, detalló que la mayoría de las víctimas que viajaban en el autobús son creyentes católicos que regresaban al estado de Chiapas tras hacer una peregrinación a la Basílica de Guadalupe, en Ciudad de México.

El accidente ocurrió en el tramo carretero que conecta al estado de Veracruz con Puebla en la zona de Cumbres de Maltrata, donde los caminos recorren montañas de más de 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar y donde es frecuente la presencia de neblina que complica la visibilidad.

Imágenes de televisoras locales muestran al autobús volcado sobre la carretera totalmente calcinado y reducido a fierros retorcidos por las llamas, mientras que la parte frontal del camión de carga quedó por completo deshecha.

Según reportes de cuerpos de emergencia destacados en el lugar, uno de los vehículos, presumiblemente el autobús, se quedó sin frenos cuando recorría una gran pendiente, embistiendo al otro. El choque desató un incendio de grandes dimensiones.

Los accidentes carreteros son frecuentes en Maltrata. En abril de 2006, más de 50 personas integrantes de un grupo religioso evangelista murieron al caer el autobús de pasajeros en el que viajaban por un barranco.