El artefacto explosivo, de fabricación casera, le causó heridas leves a la congresista oficialista que lo abrió cuando se encontraba en su oficina, informaron autoridades legislativas. El fuerte estruendo que se produjo se escuchó en varias zonas de la sede del Senado, localizada en el Paseo de la Reforma.

“No queremos causar ningún pánico, ni alarma excesiva. Fue una caja que simulaba un libro y que al destaparla hizo estallar algún explosivo casero sin consecuencias”, dijo a la prensa el senador Ricardo Monreal, también de Morena y presidente de la junta de coordinación política del Senado.

La legisladora fue atendida en el servicio médico del mismo Senado, que reportó que sufrió quemaduras menores que no ameritaron que fuera trasladada a un hospital.

Hernández escribió un mensaje en Twitter en el que aseguró que se encontraba bien y condenó este “acto de violencia”, pero unos minutos después lo borró.

En esa red, Monreal difundió también una imagen con ella tras el incidente. La senadora aparece sonriente y no muestra lesiones mayores aparentes.

Monreal explicó que tras el estallido, personal de la fiscalía general y expertos en explosivos se presentaron en la sede del Senado para realizar un revisión y valorar un refuerzo de las medidas de seguridad.

Imágenes de la prensa local muestran una caja roja que simula ser un libro pero que dentro tiene un artefacto. El objeto se observa a un lado de una computadora que quedó cubierta de un polvo grisáceo.

Hasta el momento no se conocía de incidentes similares en el Legislativo mexicano en los últimos años.