Con un “¡come on, England!” (“vamos, Inglaterra”) publicado en video en su cuenta de Twitter, la estrella de rock no escondió que estaba alentando con todo el ánimo a su Selección.

Pero tras la derrota 2 goles por 1 en la semifinal a manos de Croacia, se vuelve a confirmar una vez más la presunta maldición que Jagger carga sobre los equipos a los que apoya, en especial en los mundiales.

El artículo continúa abajo

La leyenda empezó en Francia 98, cuando asistió al partido de octavos de final entre Inglaterra y Argentina, y tuvo que ver a su selección perdiendo en los penales; en Sudáfrica 2010 también le adjudican la derrota 1-4 de los ingleses ante Alemania, mientras que en Brasil 2014 alentó a la Canarinha (debido a que tiene un hijo brasileño) nada menos que en la estruendosa goleada 7 por 1 sufrida a manos de los teutones.

Como se aprecia, el histórico de la música sigue estando fino cada vez que va a un estadio, a favor del equipo contrario al que él apoya.