A celebrar junto a Mandzukic llegaron casi todos los jugadores del plantel croata, incluidos los suplentes. Tal fue la magnitud del tumulto que se formó que las barreras publicitarias no pudieron contener a los jugadores, quienes sin querer terminaron aplastando a uno de los fotógrafos que estaba frente a ellos.

El fotógrafo no se molestó por lo sucedido, de hecho, continuó tomando fotos mientras estaba en el piso y los futbolistas de Croacia seguían amontonándose.

El primero en preocuparse por la salud del fotógrafo fue el volante Iván Rakitic, quien hizo todo lo posible para que este se pudiera parar. Segundos después se generó otra llamativa escena: con el fotógrafo ya reincorporado, el defensor Domagoj Vida lo abrazó y le dio un beso en la frente.

Este es el video de la eufórica celebración del gol croata que definió la segunda semifinal del Mundial de Rusia: