Desde el IBC ubicado en Moscú, cuatro jueces asistentes principales de video estarán atentos a todas las  33 cámaras dispuestas (en distintas velocidades y ángulos) en cada uno de los 12 estadios de la Copa, evaluando situaciones conflictivas que puedan presentarse.

Dos de esos réferis están encargados de detectar dichas jugadas; otro asistente actuará única y exclusivamente como juez de línea, mientras que el árbitro restante será el único que pueda comunicarse con el silbato en cancha a través de su auricular para notificarle de las situaciones irregulares. Cada uno de ellos tendrá a su vez un colaborador, con lo que se completará así un equipo de 8 personas por partido trabajando en el tema del videoarbitraje.

El artículo continúa abajo

Una vez sea notificado de una situación a evaluar, o cuando él mismo tenga una duda sobre  alguna acción, el juez central hará con sus dedos la ya conocida señal del rectángulo, simulando el monitor de un televisor, que significa que irá a revisar la jugada en pantalla.

Massimo Bussaca, jefe del área de arbitraje de la Fifa, citado por La Nación de Argentina, indicó que no habrá gol en la Copa Mundial que se quede sin ser analizado, con el objetivo de que ninguno se marque en fuera de lugar o que no haya falta por parte de un atacante.

En el caso del penalti, los asistentes analizan en el caso de la posible falta si esta existió o no, y de igual forma si fue cometida dentro o fuera del área:

Para las situaciones de posible tarjeta roja, el árbitro y el equipo del VAR esperarán a que el balón no esté en movimiento para revisar la jugada desde diferentes tomas. Una vez analizada, se tomará la decisión:

En cuanto a la confusión de identidad, el asistente de video le servirá al juez para corregir errores principalmente relacionados a tarjetas amarillas o rojas concedidas a un jugador equivocado, en una situación que a simple vista puede ser complicada de observar.

Se espera que todas las decisiones no deberían tardar en tomarse en un lapso entre 30 segundos y un minuto.

“El árbitro asistente de video no toma ninguna decisión, se limita a ofrecer ayuda al árbitro a la hora de tomar la decisión final, responsabilidad que solo compete a este último”, enfatiza la Fifa en su sitio web.

Toda la información sobre el proceso de la jugada que se esté evaluando será suministrada en tiempo real a las transmisiones de televisión y sus comentaristas, a través de una tableta que será manejada por otro operario independiente en la sala del VAR. Por su parte, los hinchas conocerán su desarrollo y resolución por medio de las pantallas de los estadios.

No obstante, pese a todo el desarrollo tecnológico expuesto anteriormente, el reconocido exréferi Pierluigi Collina, quien labora como presidente de la Comisión de árbitros de Fifa, advirtió que “seguirá habiendo incidentes en los que no habrá una respuesta final”, por lo que para tranquilidad de los que dicen que con el VAR se perderá la emoción del juego, se puede augurar que en Rusia 2018 la polémica seguirá estando a la orden del día.