Tras el 1-1 de los 120 minutos, Iniesta fue el encargado de convertir con éxito el primer cobro de los españoles, que durante el partido tuvieron el dominio del balón, pero no encontraron la vía para hacer el gol de la clasificación a cuartos de final.

Después del penal errado por parte de Koke, atajado por el arquero Akinfeev, La Roja quedó a merced de los rusos, que no fallaron ninguno de sus cobros y le dejaron todo el peso de la responsabilidad a Iago Aspas, quien debía hacer el gol para continuar la serie.

El artículo continúa abajo

Justo previo al cobro, las cámaras de la transmisión internacional enfocaron a Andrés Iniesta dándose vuelta al arco, como si previera que algo malo iba a pasar.

Tal cual, así ocurrió: Akinfeev le atajó el remate a Aspas y sentenció la eliminación de La Roja en octavos de final, más temprano de lo pensado.

“Qué injusto es, a veces, el fútbol! Andrés Iniesta no merecía despedirse de un mundial así, como tampoco de la Champions”, se lee en una nota de opinión de Mundo Deportivo.

Iniesta, que como señala AS no era suplente en un partido oficial desde 2015, se va de su selección con un título mundial a cuestas (2010), dos eurocopas (2018 y 2012) y 14 goles en 130 partidos.