Aunque no dijo qué la tiene tan sensible este jueves, el golpe a su estado de ánimo puede estar relacionado con la recuperación que sigue luego de su última cirugía, pues se dirigió a sus seguidores desde una camilla.

Jessica invitó a sus fans a nunca rendirse, “porque la vida siempre nos pondrá momentos fuertes y de prueba para saber qué tan fuertes somos”, al tiempo que reconoció que “llorar está permitido”.

El mensaje de la presentadora sobre la fortaleza finalizó con el reconocimiento a quienes, como ella, dan todo de sí para “librar sus propias batallas”.

En la reciente edición de la revista Vea, de la que es portada, Jessica dijo que no está preparada para una amputación, que sería la solución definitiva para su problema de biopolímeros.