“Los espectáculos públicos, primero los que vienen artistas extranjeros de lugares donde está circulando el virus, esos ya se van a prohibir”, expresó el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, en declaraciones a Radio Nacional.

Como es habitual, el Lollapalooza de este año se iba a celebrar en el hipódromo de San Isidro, ciudad ubicada al norte de la capital argentina, y estaban anunciadas las actuaciones de artistas como Guns ‘n’ Roses, Gwen Stefani, The Strokes, Martin Garrix y Lana del Rey.

“No, Lollapalooza no se va a hacer. Y como vamos, en la dinámica que estamos teniendo, los espectáculos públicos tipo recitales en los próximos días ya la ciudad de Buenos Aires los está prohibiendo hoy. Es muy probable que nosotros los estemos prohibiendo, si no es hoy, mañana”, añadió el titular de salud provincial.

Según continuó, de lo que se trata es de evitar que en un evento con gran aforo “en donde llegó una persona enferma” se produzcan “200 personas enfermas en un solo momento”.

“Vamos evitando que se nos instale el virus en forma masiva y rápida”, enfatizó.

Argentina registra hasta el momento 21 casos confirmados de coronavirus y un muerto, el primero en Latinoamérica por el COVID-19.

Además de las medidas tomadas por el Gobierno argentino, entre ellas limitar el ingreso de ciudadanos de China, Corea del Sur, Irán, Japón, Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido, la ciudad de Buenos Aires anunció otras que afectan al desarrollo de los espectáculos de gran concurrencia.

Entre ellos, la suspensión del recital que en la noche de este jueves iba a ofrecer la banda estadounidense Maroon 5 y el que estaba previsto el viernes de la colombiana Karol G, conocida por su éxito ‘Tusa’.

“Estamos frente a una pandemia y todos tenemos que aportar para el cuidado colectivo, que está por delante de lo individual”, fijo Fernán Quirós, ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, a radio La Red.

También los bares bailables de la capital que congreguen a partir de 40 a 50 personas serán suspendidos, y se recomienda que en las bodas no haya “ningún tipo” de aglomeración.

Se suspende también el funcionamiento de los casinos y queda pendiente saber qué ocurrirá con los teatros, en una ciudad con gran presencia de este tipo de recintos culturales.

En cuanto a los partidos de fútbol, el alcalde capitalino, Horacio Rodríguez Larreta, ya adelantó que se jugarán a puertas cerradas, sin público.