Mediante sus historias de Instagram, la artista aseguró que se esforzó mucho durante las grabaciones del ‘reality’, que se llevaron a cabo hace meses; incluso, tuvo profesora particular para ampliar su conocimiento culinario y así poder ganar.

Como explicó, el canal la mandaba a recoger a las 5:30 a.m. en el hotel en el que se hospedada, grababa todo el día junto a sus compañeros, y estaba de regreso a eso de las 9:30 p.m., sus clases empezaban a las 11:00 p.m. y terminaban alrededor de las 2:00 a.m..

Con lo anterior queda claro que dormía muy pocas horas, así que el desgaste físico cada vez era mayor; además, enfrentaba diariamente el “estrés en la competencia y algunas malas energías que había por ahí”.

A raíz de su pesada rutina, en la que por obvias razones debía manipular varios alimentos, se le desarrolló una alergia en los ojos, que nunca había experimentado y de la que los doctores al comienzo desconocían su origen.

“Yo me estaba volviendo loca en ese momento”, explicó Corrales, quien agregó que anhelaba ganar el ‘reality’, por lo que tuvo mucha disciplina, pero la incapacitaron por 15 días, en los que ella notó una mejoría, que solo duró hasta que regresó, puesto que volvió a desarollar la molestia.

Teniendo en cuenta que no quería poner en riesgo su salud y que el dermatólogo le prohibió hasta maquillarse, ella decidió dar un paso al costado y despedirse del programa, del que aseguró se llevó la mejor impresión.

Sara tenía dermatitis periodificial, que suele presentarse con erupciones cutaneas, su apariencia es similar a la rosácea y en muchas ocasiones se confunde con la psoriasis; se desconoce su causa.

Este es el video, que fue difundido por un usuario en Instagram: