La razón, en parte, tiene que ver con Tony Stark (Robert Downey Jr.), de acuerdo a lo que dijo Russo, y que recoge el portal especializado en cine Cinema Blend.

“Una vez has matado a un personaje tan querido [como Tony], tienes que tener esperanza al final de la película de alguna manera, y la única persona que puede darte esa esperanza es el otro coprotagonista”, dijo el director.

Aunque el mes pasado había dicho que la decisión también tenía que ver con lo obvio que resultaba para muchos la muerte del Capitán América (Chris Evans), “si hubiéramos matado a los dos líderes, la gente habría salido a tirarse a un carro después de ver la película. La intención no es destruir a las personas, es, esperamos, contar una compleja y dimensionada historia que, de algún modo, haga sentir al público un variado rango de emociones”, añadió Russo.

‘Avengers: Endgame’ se convirtió en la segunda película más taquillera de la historia a pocos días de su estreno, superada solo por ‘Avatar’ y dejando atrás a ‘Titanic’.