Luego de 17 días de que la actriz hubiese pasado por el quirógano, pues fue operada el pasado 10 de julio, mostró cómo están cicatrizando sus nalgas, que fue la zona en la que hace 6 años le inyectaron los biopolímeros, que supuestamente eran una vitamina para fortalecer sus músculos.

Arriba del ano, el especialista trazó dos líneas que formaron una ‘v’ y luego hizo la incisión, que fue la que dejó las marcas en los glúteos de Lina, quien ha estado asistiendo a sesiones en donde la drenan y le hacen ultrasonidos en cada nalga.

El proceso de Tejeiro ha sido tan bueno que ya se puede sentar y las cicatrices que quedaron luego del proceso son mínimas, comparadas con las de otras pacientes, pues su estilo de vida la ha ayudado a que su piel sane de forma satisfactoria.

Con una publicación en Instagram, la actriz mostró cómo quedaron las marcas y en el post añadió: “No hay cicatriz, por brutal que parezca, que no encierre belleza. Una historia puntual se cuenta en ella, algún dolor”, citó así a Piedad Bonnet.

Aquí, las imágenes:

Hace algunos días, Lina  también dijo que se sentía cómoda con como quedaron sus nalgas y aclaró si se pondrá implantes.