Domingo respondió que creyó “siempre” que todas sus “interacciones y relaciones” con mujeres eran “bienvenidas y consensuadas”.

El artista, cuya próxima actuación será el próximo 25 de agosto en el Festival de Salzburgo, donde interpretará la ópera ‘Louisa Miller’ junto a Nino Machaidze y Cecilia Molinari, explica a AP que las “alegaciones” de “individuos anónimos” que cita la agencia “datan al menos de 30 años atrás” y son “profundamente preocupantes” e “inexactas”.

Plácido Domingo dice que le parece “doloroso” escuchar que pudo “trastornar” o “incomodar” a alguna mujer sin que importe cuánto tiempo haga de eso y a pesar de sus “mejores intenciones”.

“La gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que dañe, ofenda o avergüence a nadie”, señala Domingo, según la agencia.

“Reconozco que las normas y estándar de la actualidad son muy diferentes hoy de lo que eran en el pasado. Soy un afortunado y privilegiado por tener una carrera de más de 50 años en la ópera y mantendré los más altos estándar”, añade el artista, director de la Ópera de los Ángeles y creador del concurso para jóvenes cantantes Operalia.

De todas las personas que aportan su testimonio en la información de la agencia solo se identifica a una, la mezzosoprano Patricia Wulf, porque el resto alega que de dar su nombre podría sufrir “represalias” en sus carreras.

Las entrevistadas indican que contaron sus casos a raíz del movimiento #MeToo, aparecido con motivo de las acusaciones de acoso sexual contra el director de cine Harvey Weinstein en 2017.