Con la asesoría de Abelardo de la Espriella, la también DJ dijo que solo habló del tema en un comentario en Instagram cuando alguien le preguntó por qué las personas con las que estaba de fiesta en un barco no usaban tapabocas.

“Mi respuesta es que habíamos ingerido tal sustancia y la invité a investigar”, asegura en su comunicado. Aunque luego sostiene que ella también investigó por su cuenta, da a entender que lo hizo después de haber hecho esos comentarios, y fue cuando halló que no tenía licencia sanitaria.

Esto significaría que París habló del dióxido de cloro irresponsablemente, sin haber investigado al respecto, pero la gravedad de la polémica es que sí lo recomendó.

Si bien es posible entender que la modelo no “publicitó, promocionó, promovió ni comercializó” el dióxido de cloro si se habla en términos netamente comerciales, pues sus menciones al respecto se limitaron a comentarios a una foto que no tenía nada que ver con esa sustancia, hay pruebas de que en varios comentarios sí lo recomendó:

“Toma dióxido de cloro y dale a tu familia. Nadie se va a enfermar de COVID”, le respondió a una persona.

Pantallazo @nataliaparisartist, en Instagram
Pantallazo @nataliaparisartist, en Instagram

En otros lo llegó a llamar “el remedio que te salva de vacunarte”:

Pantallazo @nataliaparisartist, en Instagram.
Pantallazo @nataliaparisartist, en Instagram.

“Toma dióxido de cloro 👌🏼”, repitió en otro comentario.

Pantallazo @nataliaparisartist, en Instagram.
Pantallazo @nataliaparisartist, en Instagram.

El Invima tuvo que volver a advertir sobre la peligrosidad del consumo de dióxido de cloro, reiterando que esa práctica puede llegar a ser mortal.

En otros comentarios, París dijo quién es la persona que le había vendido el dióxido de cloro, recomendándosela a personas que se lo preguntaban. Se trataba del usuario @samir_namen111, cuenta que ya no existe.

Pantallazo @nataliaparisartist, en Instagram.
Pantallazo @nataliaparisartist, en Instagram.

Este comentario habría sido el que llevó a la SIC a emitir un comunicado en el que pedía que “entregue la información del laboratorio que elabora el ‘dióxido de cloro’ que ella promociona”. A ese requerimiento va dirigido el comunicado emitido este jueves, aclarando que ella no es responsable de ello:

¿La fiesta de Natalia París sigue en pie?

No es la primera vez que la modelo hace comentarios cuestionables respecto a la pandemia, pero también hay un tema que pasó desapercibido en medio de la polémica: su fiesta privada en medio del mar, en un momento en que se desaconseja asistir a ese tipo de actividades por el riesgo de contagio de COVID-19.

El evento parece seguir en pie pues la misma publicación donde habló sobre el dióxido de cloro permanece al aire, pese a que borró los comentarios comprometedores: