La decisión de los duques de Sussex tomó por sorpresa no solo a medios de comunicación y seguidores, pues parece que más de un miembro de la realeza no tenía conocimiento de lo que estaban planeando y se enteraron por medio del comunicado que emitieron.

“Tenemos la intención de retirarnos como miembros de primera rango de la familia real y trabajar para adquirir independencia financiera, sin dejar de apoyar plenamente a Su Majestad la Reina”, anunciaron Meghan y Harry en el escrito que marcó un hito en la historia de la monarquía británica.

¿Qué tanto afectó a la reina Isabel II la renuncia de los duques de Sussex?

A mediados de enero de 2020, luego de una reunión en la que estuvieron Harry, William y el príncipe Carlos, la monarca mostró públicamente su apoyo hacia su nieto, aunque no desaprovechó la oportunidad para decir que hubiese preferido que siguiera trabajando a su lado.

Respetamos y comprondemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia, sin dejar de ser una parte valiosa de mi familia“, expresó la reina de Inglaterra en el comunicado, con el que también estableció el periodo en el que los duques abandonarían sus funciones.

Pese a su trato decoroso para su nieto y su esposa, desde diciembre de 2019 la reina mostró que algo estaba mal en su relación con ellos, pues en la postal de Navidad que compartio con sus seguidores aparecieron junto a ella las fotografías de los principales miembros de su familia, pero Harry y Meghan Markle no hicieron parte del selecto grupo.

Aquí, la imagen que dejó ver que algo no estaba marchando bien en la familia real:

Getty Images
Getty Images

Príncipe Harry y Meghan Markle: ¿cómo pasaron su primer año fuera de la realeza?

El lunes 9 de marzo  de 2020 los duques de Sussex se despidieron de forma oficial de la realeza, pues asistieron a su último evento junto con otros miembros de la familia: una misa en la Abadía de Westminster; allí se conmemoró el día de la Mancomunidad británica. No obstante, su salida definitiva fue el 31 de marzo.

Luego del evento, la pareja viajó a Canadá junto a su pequeño Archie Harrison, supuestamente para iniciar una vida allí, pero durante las primeras semanas empezaron a tener problemas con paparazzis y hasta sus vecinos se quejaron por ello; el acoso de la prensa fue una de las razones por las que Meghan y Harry decidieron abandonar la familia real británica.

Aunque se esperaba que la pareja se quedara en dicho país, semanas después se fue a vivir a Los Ángeles, Estados Unidos, exactamente a la mansión del magnate Tyler Perry; tan solo días después de su llegada, el presidente Donald Trump aseguró que su país no se haría cargo de pagarles su seguridad privada, que ese gasto debería correr por su cuenta.

Para el 30 de marzo de 2020, los duques de Sussex le dijeron adiós a los 11 millones de seguidores que tenían en @sussexroyal, en Instagram, esto porque era una cuenta que los acreditaba como miembros de la familia real.

Solo un mes después, Harry y Meghan se mostraron exhaustos por la información dada por los tabloides The Sun, Daily Mail, Mirror y Express, y anunciaron que no harían “ninguna colaboración”, pues publicaron historias “tergiversadas, falsas e invasivas”.

De ahí en adelante, la pareja ha tenido que enfrentar los constantes choques con Thomas Markle, padre de la actriz de ‘Suits’, y empezó a trabajar en sus proyectos personales para mantener su economía a flote, pues se desligó económicamente de la corona británica y compró su primera casa, en la que mantienen alejado de la prensa a su hijo.

Aquí, un video en el que Meghan lee junto a su pequeño Archie Harrison, quien cumplirá 2 años en mayo de 2021:


La mansión de los duques está avaluada en 14,6 millones de dólares yubicada en Montecito, un exclusivo barrio del oriente de Santa Bárbara, ciudad costera que está a unos 150 kilómetros de Los Ángeles; allí viven personalidades como Oprah Winfrey y Ellen DeGeneres.

Gracias al dinero que lograron reunir durante los 8 meses que estuvieron alejados de la familia real (desde enero de 2020), la famosa pareja reembolsó a la corona lo que costó la renovaciónde su residencia británica en Windsor; el monto fue de 2,4 millones de libras (3,2 millones de dólares).

¿De qué viven Harry y Meghan, si ya no reciben dinero de la corona británica?

Lo primero que hizo la actriz luego de hacerse oficial su separación económica de la familia real fue firmar con Disney para prestar su voz en la cinta ‘Elephants Without Borders’ (Elefantes sin fronteras), lo que habría dejado en su bolsillo varios cientos de dólares.

Tiempo después, la pareja creó una productora para trabajar de la mano de Netflix, esta fue la apuesta económica con la que recibieron varios millones de dólares y con la que buscan generar producciones de impacto: documentales, películas y series que apoyen el contenido familiar y que eduquen.

Además, hace pocas semanas firmaron otro contrato millonario y de exclusividad con Spotify; para el gigante del ‘streaming’ generarán un ‘podcast’ llamado ‘Archwell Audio’, en honor a la fundación que crearon y con la que apoyan varias causas sociales, las cuales no abandonaron pese a dejar de pertenecer a la corona británica, como indicó DeadLine.