Según informes, Harry y Meghan volaron en avión privado desde Canadá a Los Ángeles antes de que se cerrara la frontera entre los dos países debido a la pandemia del coronavirus. 

La pareja, que vivió en Canadá por varios meses, sacudió a la familia real a principios de este año con su decisión de no representar más a la monarquía británica y de seguir una vida nueva e independiente. 

“Soy un gran amigo y admirador de la reina y el Reino Unido”, tuiteó Trump.

“Se informó que Harry y Meghan, que abandonaron el Reino, residirían de forma permanente en Canadá. Ahora se han ido de Canadá a Estados Unidos, pero Estados Unidos no pagará por su seguridad. ¡Ellos deben pagar!”, escribió el mandatario. 

Pero un portavoz de la pareja publicó más tarde un comunicado diciendo que no tiene la intención de pedir ayuda de Washington, reportaron los medios.

“Se han hecho arreglos de seguridad con fondos privados”, dice la declaración, según el Washington Post.

Meghan creció en Los Ángeles y su madre, Doria Ragland, todavía vive en esa ciudad, donde la otrora actriz tiene una red de amigos y contactos laborales que le permitirían retomar su carrera.

Disney anunció el jueves que Meghan será narradora en una nueva película sobre una familia de elefantes africanos.

El duque y la duquesa de Sussex quedarán formalmente al margen de sus deberes reales el 31 de marzo.