La presentadora Linda Palma dijo que el diagnóstico de esclerosis múltiple llegó cuando ya llevaba muchos años en televisión y eso la frenó.

En su diálogo con ‘Lo sé todo’ recordó que padece la enfermedad desde que tiene 21 años y confesó que al comienzo tuvo mucho miedo y se demoró muchos años en aceptar que estaba enferma. 

En la entrevista, recordó que uno de los puntos más críticos de su enfermedad ocurrió en una fiesta, cuando se sintió muy cansada. Después —dice— se siguió sintiendo “supermal” y, cuando fue a desayunar con su novio, a quien le pidió que terminarán por su condición, dejó de percibir los sabores y ni siquiera podía levantar los cubiertos.

“No tenía coordinación. Ese día me dejaron hospitalizada y duré mucho tiempo”, agregó.

Linda Palma y su duro proceso de recuperación ante la esclerosis múltiple

Dijo que volvió, literalmente, a aprender a caminar. Recordó que no tenía motricidad fina y que tuvo que reaprender muchas cosas, entre ellas, volver a recuperar la capacidad de cepillarse los dientes y de peinarse.

En su charla con el programa de entretenimiento, bastante conmovida, agregó otro detalle que aún la afecta:

“Me conmovió y todavía me da duro, cuando mi mamá tenía que bañarme, porque uno se siente autosuficiente; y tener que ver que mi mamá, a estas alturas de mi vida, con mi hermana Maurita, tenía que bañarme, tenía que ayudarme a vestir, yo decía: ‘¿Cómo puede pasarme esto a mí?'”.

(Lea también: “Qué día tan triste para mí”: Linda Palma sufre por pérdida de uno de sus médicos)

Agrega que no tenía la capacidad de mantenerse en pie y que muchas veces necesitó ayuda. Además, dice que, a pesar de que se siente al 100 %, a veces le cuesta mantener el equilibrio.

Acá, algunos de los apartes de la entrevista que dio Linda Palma en ‘Lo sé todo’: