Mediante la cuenta de su portal Poosh, que promueve la vida saludable y natural de las personas, la empresaria decidió mostrarse tal y como es ante sus seguidores: sin retoques de Photoshop y sin  maquillaje.

La mayor de las Kardashian estaba en una embarcación, en donde aprovechó para posar con vestido de baño de color negro, que destacó sus innegables curvas. Además, portó un sombrero y unas gafas de sol.

Y justamente fue la prenda de baño la que dejó al descubierto su cadera, en la que se aprecian algunas estrías, marcas que fueron aplaudidas por sus seguidores, quienes le agradecieron por mostrarse al natural y así demostrar que es algo normal que no debería avergonzar a nadie.

Ante la oleada de comentarios positivos, Kourtney decidió responderle a una seguidora que le dio las gracias por no editar sus estrías; allí dijo: “Amo mis pequeñas líneas“, y agregó un emoji de carita feliz.

Instagram: @kourtneykardash

Otros usuarios no solo destacaron la imagen sino que reconocieron a la mayor como la hermana más auténtica, pues es quien en más ocasiones deja ver que ni ella tiene una vida perfecta.