El medio explicó que el accidente ocurrió el pasado 5 de febrero; la actriz se encontraba dentro de un restaurante, en donde supuestamente se produciría una explosión controlada, que se le salió un poco de las manos a la producción.

Un fragmento de vidrio de una ventana que había en el lugar impactó contra el rostro de Jennifer Lawrence y le cortó parte del párpado, por lo que inmediatamente empezó a sangrar y detuvieron la grabación para atenderla.

Aunque al medio le informaron que el accidente “no fue tan grave”, los ejecutivos a cargo tomaron la decisión de suspender el rodaje hasta que la estadounidense estuviera fuera de peligro y recibiera atención médica.

Aquí, un video captado antes de las escenas previas al accidente que sufrió Lawrence, quien se casó en 2019 con Cooke Maroney; en las tomas aparece junto a su colega Timothee Chalamet, su pareja en la película dirigida por Adam Mckay.