De acuerdo con Santrich, hace varios meses rompió el contrato que tenía con su representante y amigo porque dejó de sonar en la radio y no despegaba. 

Esta decisión le significó que tuvo que pagar una cláusula de contrato por 40 millones de pesos, además de la nómina de los músicos, que eran unos 24 millones de pesos. 

Santrich agregó que el representante también le hizo firmar unos papeles en los que le otorgaba los derechos de autor de sus canciones. 

“Esta situación me dejó sin un peso en la cuenta y tenía que comprarle unas cosas importantes a mi hija, además tuve que aplazar el matrimonio con mi pareja”, aseguró Santrich. 

Luego de esto, el cantante se recuperó un poco económicamente y consiguió algunas presentaciones que mejoraron su situación. 

Sin embargo, por esos días conoció al empresario, identificado por el artista como Sergio Altron, quien le propuso crear una sociedad en la que él fuera inversionista y artista. 

Según Santrich, le entregó una gran cantidad de plata al supuesto empresario, pero dejó de contestar sus llamadas y desapareció. 

Actualmente, su esposa es su nueva representante y trabaja en una nueva canción.