Lo hizo en una entrevista con ‘Lo sé todo’, en la que además de mostrar nuevamente su indignación por una “maldición” de su familia que, dicen, desató una promesa incumplida de su papá, negó que haya un conflicto con sus hermanos a la fecha: “Es totalmente falso que los hermanos Díaz estamos en discordia”.

“Mi papá tiene siete años de muerto, mi papá falleció hace mucho tiempo. Al principio sí hubo una discordia, porque somos una familia muy grande, somos una familia diferente. Quizá, yo he visto a algunos de mis hermanos dos veces en mi vida. Esos fueron unos de los primeros inconvenientes”, explicó la joven en el espacio de entretenimiento de Canal 1.

Enseguida, Lily expresó que, sin embargo, el proceso para que salga la herencia va “muy avanzado”, gracias a la labor de los abogados: “Ya se ha hecho el trabajo […] Tanto así que hasta la herencia, si Dios quiere, ya está muy cerca. Después de tanto pleito y tantas cosas, ya, si Dios quiere, nos va caer nuestra bendición”.

La supuesta maldición que dejó Diomedes Díaz es solo uno de los mitos que rodean a la fallecida estrella del género vallenato, de la que se ha dicho desde que tenía un ritual antes del sexo hasta que en los conciertos le pasaban un pañuelo con droga, por ejemplo.