La versión número 63 de la Feria de Cali no será cancelada este año pese a la presencia del COVID-19 en el país, y aunque no se sabe cómo estará la situación en ese entonces, sus organizadores se están preparando, de acuerdo con Noticias RCN, para tener listas todas las medidas de bioseguridad de todos los artistas que llevarán el espectáculo por la ciudad con el fin de evitar aglomeraciones.

“Llevaremos conciertos musicales y desfiles de nuestras corporaciones dancísticas directamente al territorio, al barrio”, indicó uno de los organizadores de la feria al noticiero.

El funcionario de la Alcaldía de Cali destacó en el medio que todas las carrozas y tarimas estarán ubicadas estratégicamente en diferentes sitios tradicionales de la ciudad, que permitan condiciones de aislamiento, bioseguridad y en donde los eventos puedan ser transmitidos por Internet.

“La carroza principal tiene siete paradas, pero en esta ocasión estamos previendo que sea una única, para que algunas escuelas puedan ir al barrio y territorio, todo esto con transmisión en línea”, agregó el organizador al informativo.

Destacó, además, que se está estudiando ampliar los tiempos de los eventos para poder cubrir toda la ciudad; es decir, que la feria no iniciaría el 25 de diciembre como es costumbre, sino desde el siete de diciembre junto a la inauguración del alumbrado navideño.