La publicación, que ya suma más de 2 millones de ‘me gusta’, muestra a Maluma frente a un espejo, con gafas, pantalón azul y una camiseta blanca que levanta parcialmente para exhibir su torso.

Además del tatuaje que cubre uno de sus pectorales, la toma evidencia que el cantante de ‘Felices los 4’ tiene un área abdominal plana y lo de gordo es invento de sus detractores.

“Por ahí dicen… ‘Donde hay carne hay fiesta’”, finaliza el mensaje con el que el intérprete acompañó su post de Instagram.

Los ataques a Maluma comenzaron por las siguientes fotos en las que aparece jugando ping-pong en pantaloneta, que han sido retuiteadas por decenas de usuarios como @RickyVillegasB: