En las publicaciones aparecen Consuelo Martínez y Ernesto Barbosa, como se identifica el doctor que la trató, pues él explica qué le hizo y con qué fin.

En una de las grabaciones, el médico señala que el procedimiento fue “toxina botulínica”.  “Para corregir las arrugas en el entrecejo, en patas de gallina y en el área de la nariz”, agregó. 

No obstante, al final de esa escena Barbosa menciona que a la última esposa que tuvo Diomedes Díaz, cantante del que hijo reveló uno de sus secretos mejor guardados, también le pusieron “relleno estimulador de colágeno” en el rostro.

(Vea también: [Fotos] Así lucen en la actualidad 4 de las mujeres que tuvo Diomedes Díaz)

Los otros fines por los que la viuda del ‘Cacique de La Junta’ recurrió a estas ayudas estéticas, según la explicación del médico, tienen que ver con corregir un poco las bolsas debajo de los ojos y levantar a un costado de los pómulos.

¿Esposa de Diomedes Díaz se hizo retoques para verse más joven?

El médico no lo dice literalmente en su declaración, pero sí lo dio a entender cuando se refirió, por ejemplo, al tema de las arrugas, y con lo que agregó sobre la grabación, pues aparte de etiquetar a Consuelo Martínez puso el numeral #Rejuvenecimiento, para referirse al tratamiento que le hizo.

Aquí esas dos grabaciones que publicaron en Twitter, esta semana, con las historias de Instagram en las que el doctor habló de los retoques de la viuda del cantante de ‘Tú eres la reina’ (del que hay varios mitos) y que, de acuerdo con lo que aclaró Barbosa, serán notorios días después de la aplicación, no inmediatamente.

¿Qué es toxina botulínica?

El doctor de Consuelo Martínez se refirió al tratamiento con ese nombre, pero es más conocido como bótox, o por lo menos eso informan sitios web como Medlineplus.

Sobre el bótox, la página también indica que no solo se usa con fines estéticos, como la “eliminación temporal de las arrugas faciales”, sino que tiene usos médicos para tratar la sudoración, la distonía cervical, el parpadeo incontrolable, los ojos desviados, la migraña crónica y la “vejiga hiperactiva”, entre otros.

Una versión similar se lee en la página de la Clínica Barraquer, que añade que “la toxina botulínica es una toxina producida por una bacteria que causa el botulismo, provocando una parálisis transitoria de los músculos”, pero que “se purificó con fines terapéuticos”, ya que se usa en diversas especialidades “como la neurología, la estética y la oftalmología”.

Cabe mencionar que Medlineplus igualmente añade los posibles efectos secundarios que aparecen con el Bótox: “Dolor en el lugar de la inyección, síntomas similares a los de una gripe, dolor de cabeza y malestar estomacal”. “Las inyecciones en la cara también pueden causar una caída temporal de los párpados”, agregó.

Por eso, si va a recurrir a un tratamiento de este estilo, bien sea por temas médicos o estéticos, siempre hágalo en lugares reconocidos y certificados y asesorado por expertos en el tema.