Aunque su música es vista popularmente como exclusiva de una élite o demasiado glamurosa, lo cierto es que André Rieu siempre ha buscado romper esos esquemas y hacer de sus presentaciones eventos únicos y abiertos para todo público. En ellas no solo interviene un grupo de decenas de músicos de su orquesta Johan Strauss, sino que también involucra al público experimentando con diferentes géneros y contando con la participación de actores, cantantes y hasta animales.

Con el ánimo de sacar al vals del halo de nobleza con el que nació, Rieu ha explorado otros ritmos y estilos con total éxito. “En mis conciertos interpreto no solo valses, sino también canciones de pop, tradicionales, favoritas locales, clásicas, arias de ópera y éxitos musicales y de películas“, señala.

“Por ejemplo”, prosigue”, a veces toco el ‘Hallelujah’ de Leonard Cohen, seguido de un vals de Strauss, una canción del musical del ‘Fantasma de la Ópera’ o ‘Cielito lindo’, la favorita de México. Pero la mayoría no sabe que el vals es un ritmo que puedes oír en todos los tipos de música y no solo en la clásica“, explica. Por ejemplo, cita a ‘She’s always a woman’, de Billy Joel, ‘Nothing else matters’, de Metallica, “ambos escritos a ritmo de 3/4”.

Sus presentaciones más recurrentes se centran en su natal Maastricht, en el sur de Holanda, colindante con Bélgica y muy cerca de Alemania. De ahí ha venido a presentarse a Chile, Argentina, Brasil, Perú y México, pero es la primera vez que aterriza en Colombia, donde sus entradas se vendieron de tal forma que su única presentación se amplió a cuatro fechas, desde este jueves hasta el próximo domingo.

En Colombia, el escenario no parecía tan propicio para semejante recibimiento, sobre todo en una época en la que los ritmos urbanos parecen estar dominando la escena musical. Pero, contrario a lo que se puede pensar, a Rieu esto no parece molestarle en lo más mínimo. “Creo que cada época tiene su música muy popular entre los jóvenes“, dice. “Los ritmos urbanos se han convertido en parte de la cultura. Cuando yo era joven era una música completamente diferente y podría cambiar de nuevo en algunos años”, predice.

“Sin embargo, creo que es importante abrirse a todos los tipos de música. No creo en categorías como clásica, urbana, pop, etc. Si una pieza o melodía alcanza mi corazón, la tocaré sin importar quién la compuso”

Para el maestro holandés esto no es más que la muestra de que la música es para todos, pero en ambos sentidos; la urbana no es solo de jóvenes, así como el vals no es solo para unos pocos. “La música es un lenguaje entendido por muchos (aún sin palabras). (…) Espero sinceramente que colombianos de todas las edades y generaciones se enamoren de la música que interpretamos, porque nuestros conciertos son realmente para toda la familia“, subraya.

El maestro del violín y director de orquesta también dijo a Pulzo que una de las cosas que lo motivó a venir al país fue la frecuencia con la que veía la bandera colombiana en sus conciertos locales. Las 40.000 entradas vendidas le confirmaron la gran acogida que tiene en Colombia, la cual agradece y ya confirmó con sus primeras salidas turísticas en Bogotá.

Pese a ser dos culturas tan distintas en ciertos aspectos, la holandesa y la colombiana, para Rieu la música es el canal perfecto para entenderse. “Bailar es lo que realmente une porque necesitas entender a la otra persona para hacerlo”, sostiene. La música “permite a la gente acercarse, aún si uno no conoce a la persona que está a su lado”, agrega. “Es esa capacidad de encanto la que garantizará la unión musical entre holandeses y colombianos“.

En ese sentido, Rieu no quiso anticipar ninguna sorpresa sobre sus shows en Bogotá, sobre si se aventurará con un vallenato o algún otro ritmo popular local como el bambuco, que fácilmente puede compararse con el vals. “Tocaremos deliciosos valses, melodías bien conocidas de películas, canciones de musicales, arias de ópera y mucho más“, se limitó a adelantar.

Me gustaría agradecer a todos nuestros fans colombianos por la cálida bienvenida que ya nos han dado. Es maravilloso y gratificante, pasaremos veladas juntos que nunca van a olvidar”: André Rieu