Jiménez dijo al programa de chismes que resultó embarazada producto de una relación que acababa de empezar, lo que la tomó por sorpresa, porque además por su cabeza no se había pasado ser mamá.

Angustiada, por la situación, le contó al hombre con el que estaba saliendo que estaba embarazada, pero que seguramente no lo iba a tener porque no estaba preparada y porque, directamente, no quería ser madre, expresó en ‘La Red’.

En ese momento, consultó con su médico qué podía hacer y este le recordó que en nuestro país solo se puede abortar legalmente en 2 casos: que el embarazo constituya peligro para la salud o ponga en riesgo la vida de la madre, malformación del feto o que el embarazo hay sido producto de una violación.

Ante tal incertidumbre, Camy Jiménez se empezó a sentir mal, física y mentalmente, hasta que un día tuvo un fuerte dolor abdominal y un abundante sangrado, agregó en el magacín de Caracol Televisión.

Cuando llamó al médico, este le preguntó si se había tomado alguna pasta para abortar, pero ella le dijo que no, por lo que el galeno le dijo que se trataba de un “aborto psicológico.

Aunque por un momento se sintió aliviada, porque en realidad no quería ser mamá, después, indicó al mismo programa de chismes, empezó a sentirse culpable por el aborto natural que tuvo.

Por ello, buscó la ayuda de una angeóloga pero sin contarle que había estado embarazada. “Me agarró de los brazos y me dijo: ‘Ya lo sé, pasó porque tenía que pasar. Ahora ese niño es tu ángel de la guarda. Eres mamá y tienes que sentirte como mamá’”.

La angeóloga le recomendó a Camy Jiménez que comprara una mata, le pusiera un nombre, y la cuidara y le hablara todos los días.

“A partir de ese día se fue la culpa, me liberé”, finalizó la actriz de ‘Amar y vivir’ en ‘La Red’.

View this post on Instagram

🖤🖤🖤 photo by @danigophoto

A post shared by ¢αму ʝιмєиєz (@camyjimenezactriz) on